12 consejos de ultraproductividad para docentes

En los últimos 12-15 años, el tiempo que tenemos que dedicar a nuestras tareas docentes ha ido en aumento progresivo y constante. En una tendencia que ya venía de lejos y que también ha ido acompañada con una larga congelación de los sueldos.
Ante esta situación, tenemos dos caminos: tratar de mantener este ritmo de aumento a costa de nuestro tiempo personal o tratar de buscar soluciones que ahorren tiempo de nuestro trabajo para mantener nuestro bienestar personal sin quemarnos. Esto es lo que tratamos de hacer en este blog y en los libros publicados.

Mide el tiempo que dedicas a trabajar

Si realmente quieres ahorrar tiempo en tu trabajo docente y quieres aplicar alguna de las técnicas de productividad que te propongo en el blog o en los libros, deberías empezar por saber objetivamente cuánto tiempo estás dedicando ahora y la única forma de saberlo es midiéndolo.
De hecho, deberías ser más específico, averiguando cuánto tiempo dedicas a cada tipo de tarea para luego concentrarte en aquellas que más tiempo te quiten o que más fácil se pueden reducir.

Hazlo bien, no perfecto

Nadie es perfecto. Ni falta que hace. Del mismo modo, no es necesario que todo lo que hagamos dentro de nuestro trabajo sea perfecto. Basta con que sea apropiado y funcional. Operativo y práctico. La perfección está generalmente reñida con la productividad.